Senadores del PAN consideran cancelar nuevo aeropuerto como lo propuso AMLO

“Pudieron haber optado por un proyecto más pequeño, sobre todo porque el país no está en una situación de bonanza; cada año se pide más dinero y la deuda ya es casi el 50 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB)”, explicó el senador panista Víctor Hermosillo.

Legisladores panistas consideraron no descartar la cancelación de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) y recurrir a una alternativa menos costosa.

Esa alternativa se hace más fuerte luego de la destrucción que los sismos del 7 y 19 de septiembre pasado dejaron en estados del centro y del sur del país, y que ahora son parte de un proyecto de reconstrucción que, para empezar, costará 38 mil millones de pesos, pero que podría ser aún más caro, pues los daños a la infraestructura aún se siguen contabilizando.

El costo del NAICM ha aumentado 10% hasta el momento, al pasar de 169 mil millones a 186 mil 092 millones de pesos, una cantidad que para muchos es un despilfarro en un país sumido en crisis económica.

Por su parte, el Senador panista Víctor Hermosillo y Celada, integrante de la Comisión Especial de Seguimiento a la Construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México aprobada en septiembre de 2014, inmóvil por el PRI y sus aliados en la Cámara Alta mostró un mapa de la ubicación de la obra, la cual está rodeada de ríos y lagunas.

Ahí se destaca que la zona donde se desarrolla el proyecto es susceptible a inundación, de acuerdo con el Plan Estatal de Desarrollo Urbano del Estado de México.

“Alrededor del NAICM hay lagunas que incluso parece que van a tener que secar para tener un recipiente cuando llueva mucho. No sabemos el costo de esas inundaciones. A nadie le gusta que le vaya mal al país, pero sí hay muchas dudas”, dijo Hermosillo y Celada, quien también es arquitecto por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

En 2015 la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS) concluyó que el desarrollo del proyecto debió haber sido rechazado, ya que “la omisión deliberada” de información no permitía una evaluación correcta del posible impacto ambiental. Pero, advirtió, el 42.04% de la superficie del proyecto son cuerpos de agua y zona inundable.

En noviembre de 2015, los ingenieros José María Riobóo, fundador del Grupo Riobóo, y Sergio Samaniego Huerta, experto en Topografía, junto Andrés Manuel López Obrador, presentaron una alternativa al Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Sugirieron utilizar las dos terminales del actual aeropuerto, así como la base militar de Santa Lucía, ubicada en Zumpango, Estado de México. Este plan costaría 57 mil millones de pesos y se terminaría en 30 meses.

En Santa Lucía se construirían dos pistas adicionales de hasta 5 kilómetros para vuelos comerciales: una serviría para destinos internacionales de pasajeros y la otra para carga internacional.

Basado en Grupo Riobóo, López Obrador lanzó la alterativa de Santa Lucía a finales de 2015. Dos años después, el 29 de septiembre pasado, López Obrador propuso que el presupuesto de 200 mil millones de pesos para la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) sea destinado para apoyar a las víctimas del sismo del pasado 19 de septiembre, pues en caso de no hacerlo no se podría rescatar a los damnificados ni a los millones de pobres que viven en el país.

Planteó que con 60 mil millones de pesos se podría solventar perfectamente los gastos para la construcción de nuevas pistas en terminal aérea militar de Santa Lucía.

“Hicimos la propuesta de cancelar la construcción del nuevo aeropuerto porque es un gasto oneroso, 200 mil millones de pesos. Cancelar esa obra y de inmediato construir dos pistas en el aeropuerto militar de Santa Lucía sería lo recomendable, se puede resolver la saturación del actual aeropuerto”, dijo en un mensaje difundido desde sus redes sociales.

En tanto, el Senador y arquitecto Víctor Hermosillo reconoció que a dos años de que comenzó la construcción, “la decisión de hacer el NAICM ahí [en Texcoco] ya está consumada”, pero recordó que desde el principio muchos senadores se cuestionaron la razón del lugar y la dimensión de más de 4 mil hectáreas.

“Pudieron haber optado por un proyecto más pequeño, sobre todo porque el país no está en una situación de bonanza; cada año se pide más dinero y la deuda ya es casi el 50 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB)”, explicó el Senador Hermosillo.

“Por qué no hacer un aeropuerto mucho más sencillo, mucho más chico, que complementara la necesidad del tráfico a la capital, como sucede en muchas grandes ciudades como París, Chicago y Washington que tienen varios aeropuertos”, expuso Hermosillo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s